9 Creencias erróneas acerca de la energía solar térmica.

La energía solar térmica ha sufrido desde su creación de falsas creencias populares y prejuicios acerca de su naturaleza y funcionamiento. Este artículo deshace los más importantes.

La energía solar térmica ha sufrido desde su creación de falsas creencias populares y prejuicios acerca de su naturaleza y funcionamiento que en cierta medida han frenado su expansión. Exponemos y rebatimos las más frecuentes de ellas:

El agua no llega a calentarse lo suficiente

Los sistemas de energía solar térmica son capaces de elevar fácilmente el agua a los 45 grados de temperatura en los días soleados de invierno (cuando la radiación solar es la menos favorable posible), suficiente para un baño/ducha agradable. En realidad lo más frecuente es diseñar el sistema para que se alcancen temperaturas entre un rango de 45 a 80 grados centígrados. Tal es la eficacia en elevar la temperatura del agua de estos sistemas que en verano en las zonas templadas del planeta es incluso preciso tomar medidas para evitar que el agua hierva en los colectores.

En las mañanas ya no queda agua caliente

Los sistemas de energía solar térmica cuentan con tanques de almacenamiento del agua caliente provistos de aislante térmico que evitan que el calor se pierda en el aire. Como promedio estos acumuladores pierden entre 3 y 7 grados centígrados por la noche, permitiendo que a primera hora de la mañana se pueda disfrutar del agua calentada el día anterior.

Es más caro un sistema solar térmico para calentar el agua que uno convencional de combustibles fósiles.

En principio es más económico adquirir en un establecimiento un sistema convencional de combustibles fósiles que uno solar. Sin embargo los sistemas solares, al funcionar con la energía del Sol que es gratuita, esta listo para calentar el agua por muchos años sin necesidad de realizar ningún desembolso más. En cambio los sistemas convencionales de combustibles fósiles necesitan obligatoriamente realizar compras periódicas de gas/gasoil para poder calentar el agua, lo que obliga a seguir gastando dinero siempre que se quiera seguir disfrutando de agua caliente. Se estima que un equipo de energía solar térmica para el calentamiento de agua recupera el dinero que se le ha invertido en concepto de ahorro de gas en un periodo comprendido entre menos de dos años ( para áreas climatológicamente muy aptas: zonas intertropicales y subtropicales) y 10 años (para áreas climatológicamente poco aptas de clima lluvioso oceánico).

En cualquier caso hay que seguir usando calentadores convencionales

En la mayoría de los casos es cierto. Aunque en algunas zonas climatológicamente favorables es posible prescindir del calentador de apoyo convencional, suele requerirse un calentador convencional de apoyo para los momentos y los días en los que por nubosidad no se alcanza una temperatura del agua suficiente. Sin embargo en muchas zonas es habitual lograr una sustitución del gas por energía solar que va desde el 60% al 85%, logrando con ello un importante ahorro económico y de contaminantes emitido a la atmósfera.

Los colectores solares se rompen fácilmente con el granizo y las pedradas

Actualmente la mayoría de las cubiertas transparentes de los colectores solares están realizados con vidrios templados. Un vidrio templado de 6 mm de espesor es capaz de resistir los impactos de una bola de 500 gramos (medio kilo) desde una altura de 2 metros. Es por tanto muy difícil la rotura de un colector por acción del granizo, siendo también difícil que se rompa por acción de una pedrada. En cualquier caso la gran versatilidad de los colectores permite situarlos en áreas no accesibles a vándalos.




Las instalaciones solares térmicas se estropean rápido

El periodo promedio de uso de estas instalaciones con buen rendimiento es de 20 años o más con buen mantenimiento. En el caso de los calentadores solares por termosifón, el mantenimiento es mínimo por muchos años.

Las instalaciones solares térmicas para calentar el agua no se pueden usar en lugares fríos

Los sistemas de calentamiento de agua a través de energía solar térmica permiten su uso en áreas frías con frecuentes heladas. Ello se logra mediante el uso de un circuito primario con anticongelante que evita que el agua de los colectores se congele. El anticongelante aparte de no ser tóxico, jamás entra en contacto con los usuario ya que el circuito primario (en el que está el anticongelante) es estanco y no hay mezcla de aguas con el secundario (el de uso). Solo hay traspaso de calor.

Para instalar estos sistemas es necesario cambiar toda la instalación de agua de la casa.

Los sistemas solares térmicos se pueden instalar en casas ya construidas sin que exista necesidad de cambiar toda la instalación de agua. Los sistemas solares térmicos se pueden conectar de dos maneras en relación con el calentador convencional ( Gas, gasoil, eléctrico ):

-En paralelo, pasando y calentándose el agua o bien por el sistema solar o bien por el convencional. Utilizado preferentemente en climas cálidos

-En serie a efectos de que el agua pase primero por el sistema solar y después por el convencional. En el caso de que la temperatura de servicio alcanzada por el sistema solar no sea suficiente se activa el sistema convencional para aportar al agua la fracción de calor que le falte. Este sistema es el más adecuado para zonas templadas con inviernos fríos.

En cualquiera de los dos casos una vez calentada el agua ésta se distribuirá por la instalación normal de la casa.

Sólo es posible instalar los equipos solares térmicos en casas con cubiertas planas.

Los colectores solares planos son perfectamente adaptables a cualquier tipo de tejado con sólo adaptar consecuentemente los soportes.


[table “35” not found /]

[table “22” not found /]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.