Usted está en: Inicio / Todas las noticias / Noticia
.Inicio
.Todos los artículos
.Todas las noticias
.Directorios de empresas
.Ferias y eventos
.Recursos
.Enlaces
.Politica de privacidad
.Aviso legal
.Sitiosolar en français
.....................................

 

 

El gobierno de España aprueba un Real Decreto de moratoria a las primas de las Energías Renovables que paralizará el sector.

 

La medida paralizará un sector en España hasta ahora pujante y líder mundial y destruirá muchos puestos de empleo.

31 enero 2012

 

El gobierno de España, aprobó en consejo de ministros el pasado viernes 27 de Enero el Real Decreto ley 1/2012 por el cual se establece una moratoria a los incentivos económicos a las nuevas instalaciones del régimen especial (cogeneración, residuos y renovables) y al procedimiento de preasignación, el último trámite para que las empresas se puedan inscribir y reciban primas.

 

La aprobación de esta moratoria ha sido justificada por parte del Ministro de Industria Energía y Turismo, José Manuel Soria como necesaria para combatir el déficit tarifario que afecta al sistema energético.

La moratoria ha levantado una gran polémica y muchas han sido las ONG’s medioambientales, asociaciones profesionales, empresas

privadas y sindicatos en torno a las energías renovables que han rechazado frontalmente este nuevo Real Decreto por considerar esta una norma injusta, ya que sólo afecta a una parte del sector de la energía, el que menos a contribuido al déficit tarifario, y que estiman que supondrá el hundimiento del sector de las energías renovables en España.

Sin lugar a dudas resulta dificil de entender que el gobierno de un país que necesita importar un 80% de sus fuentes de energía desde el extranjero, siendo estas además de origen fósil y contaminante, tome la iniciativa de paralizar (lo que equivale en la práctica a hundir) su propio sector de energías renivables, el cual es líder y referencia mundial y que además genera año tras año energía autóctona y limpia. Con ello se da vía libre a que enormes cantidades de divisas se vayan del país en la compra de combustibles fósiles extrangeros y a que se destruyan miles de empleos, elementos ambos que no sobran en España en este momento.

Las reacciones de las principales entidades relacionadas de alguna manera del sector de las energías renovables se han ido produciendo desde el anuncio.

Desde greenpeace España, José Luis García Ortega, responsable del área de investigación e incidencia ha señalado que "España necesita más energías renovables para crear empleo, reducir las emisiones y romper la actual dependencia de fuentes de energía que no tenemos y que cada vez cuestan más".

Por su parte, la Unión Española Fotovoltaica, denuncia en un comunicado titulado “UNEF pide al Gobierno una política energética equitativa, que comprometa a todo el sector y no sólo a las renovables” que la moratoria “Es una medida que agravará la situación del sector fotovoltaico español, seriamente afectado, sin que se hayan resuelto los graves problemas de retroactividad e inseguridad jurídica que afectan al mismo”. Al mismo tiempo que señala que la tecnología fotovoltaica tienen un futuro claro en cualquier política energética sostenible. Solicita del
Gobierno medidas inmediatas, encaminadas a una nueva definición del mix energético, de modo que todas las tecnologías tengan un espacio razonable, seguro, equitativo y capaz de generar empleo y contribuir a una reactivación económica adecuada a las circunstancias actuales.

La ASIF (Asociación de la Industria Fotovoltaica) señala que se perderán en el sector de la fotovoltaica 10.000 puestos de trabajo de un total de 15.000 (12.000 de ellos directos)

La Asociación Empresarial Eólica (AEE) considera que la moratoria es una medida que pone en peligro su industria y compromete el desarrollo futuro de este importante sector, así como las más de 30.000 personas empleadas en el mismo. Asimismo considera que si se paraliza la eólica hoy, cuando apenas le quedan unos años para ser competitiva sin incentivos y ya ha alcanzado la madurez industrial, se pondría en riesgo un sector que es líder mundial, que exporta más de 2.400 millones de euros al año y es fundamental para la independencia energética de España.

Javier Díaz González, Presidente de la Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa (AVEBIOM) señala que la biomasa y el biogás son las únicas renovables que no han logrado los objetivos marcados en los distintos Planes de Energías Renovables y que ahora que daban muestras de arrancaban con cierta fuerza (mas de 750 MWe en distintas fases de tramitación) llega este “mazazo del Gobierno y echa por tierra todas las expectativas”. También señala que en lo que a la biomasa se refiere, por cada proyecto de 15 MWe suspendido por el Gobierno se perderán más de 100 empleos directos, otros 100 indirectos y más 50 millones de € de inversión por cada planta.