Usted está en: Inicio / Todas las noticias / Noticia
.Inicio
.Todos los artículos
.Todas las noticias
.Directorios de empresas
.Ferias y eventos
.Recursos
.Enlaces
.Politica de privacidad
.Aviso legal
.Sitiosolar en français
.....................................

 

 

NOTICIAS

España- Fotovoltaicas al calor del debate.

28 de octubre 2008

 

La nueva legislación, en la que se regulan las primas del sector, es un partido en tablas. La polémica sigue.

El Real Decreto 1578/2008 sobre energía solar fotovoltaica dejó entre las empresas un sabor agridulce. Así quedó de manifiesto el lunes en las jornadas organizadas sobre el sector por Unidad Editorial, grupo que edita EXPANSIÓN y El Mundo, entre otras publicaciones.

El decreto, que trata de racionalizar el enorme crecimiento que ha tenido el sector fotovoltaico en España en los dos últimos años, ha sido un mal menor. Frente a los primeros borradores (muy restrictivos en cuanto a las primas y con cupos para nuevas instalaciones muy limitados), finalmente el Gobierno dio con una fórmula algo más flexible que ha conseguido apaciguar al sector, pero sólo a medias y durante un tiempo.

El consenso generalizado entre las empresas es que esta legislación debería ser sólo temporal (a modo de puente), para llegar hasta un entorno normativo más realista con las capacidades de desarrollo, en términos industriales y de empleo, que ofrece la energía fotovoltaica en España. La mejor expresión de lo que supone la nueva legislación la ofreció el lunes Juan Laso, responsable de la Asociación Empresarial Fotovoltaica. “Se ha jugado en un terreno embarrado, y con el empate nos podemos dar por satisfechos”.

La energía fotovoltaica ha sufrido todo tipo de críticas por lo que sus primas están suponiendo en términos de incremento del déficit de tarifa eléctrico en España (la diferencia entre los ingresos de las eléctricas y los costes que soporta el sistema, entre ellos, esas subvenciones a las energías renovables). El decreto fotovoltaico no es el ideal para las empresas del sector, pero al menos les supone un respiro, sobre todo en comparación con los primeros borradores, que si se hubieran trasladado íntegros a la normativa, hubiera supuesto el parón total del mercado.

Con todo, al margen de los cupos y las primas, hay lagunas dentro de la nueva normativa que las empresas critican. Por ejemplo, el escaso incentivo en términos relativos que se le da a las instalaciones fotovoltaicas situadas en edificios, y que van a hacer que este tipo de instalaciones no termine de despegar. También se vaticina un problema competencial entre administraciones. Para adjudicarse los nuevos cupos de instalaciones, habrá que ir a concursos que administrará el Gobierno central, cuando las competencias a la hora de dar permisos de obras y otro tipo de licencias están en manos de las Comunidades autónomas. A las jornadas de Unidad Editorial asistieron profesionales como Ernesto Macías, de la Asociación Europea de la Industria Fotovoltaica (Epia), y Javier Anta, de la Asociación de la Industria Fotovoltaica (Asif).

Mientras tanto, el ministro de Industria, desde otro foro, echaba leña al fuego insistiendo en el fuerte incremento que se ha producido en España en la retribución a las energías renovables, factura que soportan los usuarios en su recibo eléctrico. Las energías renovables, evitan la transferencia de renta a los países con recursos energéticos fósiles, son fuentes no agotables y limpias porque no emiten gases de efecto invernadero, dijo Sebastián. Ahora bien, son “muy costosas”, aseveró el ministro, que apuntó que el año pasado las primas dadas al sector para hacerlo competitivo sumaron 2.000 millones de euros, mientras que este año ascenderán a unos 3.000 millones de euros como consecuencia del “boom fotovoltaico”.

Estas primas, añadió, representarán este año cerca de dos tercios del déficit tarifario y apuntó que la subida del 5,7% del recibo de la luz aplicado en junio sólo ha servido para cubrir este coste. Industria convocará a las compañías a una reunión el próximo jueves 30 de octubre a las 18:30 horas en Madrid para analizar fórmulas para acabar con el déficit tarifario. Las eléctricas siempre han reclamado que para acabar con ese déficit, las tarifas finales se ajusten a la realidad del mercado, y que determinados costes, como las primas renovables, salgan del sistema eléctrico.

 
Fuente: www.expansion.com