Usted está en: Inicio / Todas las noticias / Noticia
.Inicio
.Todos los artículos
.Todas las noticias
.Directorios de empresas
.Ferias y eventos
.Recursos
.Enlaces
.Politica de privacidad
.Aviso legal
.Sitiosolar en français
.....................................

 

 

NOTICIAS

Argentina- Lagunillas del Farallón designada
como “Pueblo Solar Andino”

4 de noviembre de 2008

 

Jujuy - La comunidad de Lagunillas del Farallón, en el departamento de Rinconada, en plena región de la Puna jujeña, lleva desde el 11 de octubre pasado la marca “Pueblo Solar Andino” que otorga la Fundación Eco-Andina por el uso integral de la energía solar.

La titular de la Fundación, Silvia Rojo, expresó a Télam que el equipamiento solar “fue concebido desde cero, con el uso integral de la energía solar”.
Dijo que hay otros pueblos que están equipados aunque aclaró que “no de una manera integral”, debido a que el aprovechamiento es sólo para el uso de energía eléctrica.

“Las regiones más áridas del mundo son las más pobres y se superponen con las áreas del mundo más beneficiadas con la energía solar” expresó.
Dijo que por este motivo estas comunidades serán las dueñas del mayor caudal de energía alternativa dentro de diez años “cuando las reservas de gas y petróleo se estén agotando”.

Lagunillas del Farallón está ubicada a pocos kilómetros del cerro Zapaleri, triple frontera entre Argentina, Chile y Bolivia, a más de 4.100 metros sobre el nivel del mar. Según el censo del 2001 tenía 500 habitantes, y las estimaciones actuales lo elevan a 850.

En la Escuela 131 del lugar la Fundación dejó inauguradas cinco aulas con calefacción solar, que permiten mejorar las condiciones de estudio de los chicos. “¿Quién puede aprender con 10 grados bajo cero dentro del aula en las primeras horas de la
mañana?”, se preguntó Rojo.
Señaló, no obstante, que hay otras aulas que no tienen calefacción y los alumnos “se juntan en las que están más acogedoras, al tiempo que pidieron que se amplíe el servicio”.

La fundación levantó en el lugar un “baño solar andino”, que cuenta con tres duchas y un inodoro. Las duchas se alimentan con un “calefón solar, mientras que la construcción del baño se hizo con el sistema de arquitectura bioclimática.
Rojo señaló que el calor “queda atrapado en el recinto evitando las diferencias térmicas que se padecen con el frío ambiente durante el baño”. El baño es comunitario e implica “una contribución al cuidado de la salud, en una zona donde en invierno la temperatura suele alcanzar los 20 grados bajo cero”.

En el comedor de la Escuela 131 inauguraron una cocina y un horno solar. Este equipo permite cocinar alternativamente en una olla de comida para 50 personas o usar un horno panadero para cocer panes u otro tipo de alimentos, señaló la referente de la Fundación.

Se trata de un mecanismo simple: la pantalla solar que da vida a la cocina y al horno solar, tiene un diámetro de 3,50 metros aproximadamente, toma la luz del sol y el calor ingresa por una ventana en forma directa a la cocina u horno.
En el pueblo de Lagunillas también instalaron otras 18 cocinas solares domiciliarias y en áreas de la puna como la de Quebrada de Humahuaca se han instalado equipos en 25 localidades, todas a cargo de la entidad.
Rojo comentó que el proyecto desarrollado ganó hace un año un subsidio del Programa Pequeñas Donaciones (PPD) que depende del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo y también del Ministerio de Cooperación Económica de Alemania.

Sin embargo dijo que la ayuda del comisionado municipal de la localidad de Cusi Cusi Anastacio Prieto “fue invalorable” ya que permitió el traslado de los equipos en vehículos municipales y “siempre estuvo en consonancia con el proyecto”.
La Fundación Eco Andina no sólo desarrolla el proyecto solar, sino que también participa de un proyecto de cultivos andinos en la entrada del pueblo.
Cuentan con ocho hectáreas de tierra con riego por goteo en las que cultivan papa andina, quinua, habas y otras hortalizas para beneficios del pueblo, generando un gran ahorro del agua con “muy buenos resultados” en la producción.
(Télam).

 
Fuente: http://www.ellibertario.com