El Proyecto Desertec

Este proyecto, tal vez el más ambicioso de energías renovables a nivel mundial, tiene como objetivo abastecer de energía renovable a Europa desde los desiertos africanos y del medio oriente.

 La humanidad actual se enfrenta tanto al fin del modelo energético imperante en las últimas décadas como a las nefastas consecuencias del mismo. Junto con el anunciado agotamiento del petróleo y de otros combustibles fósiles empezamos a sufrir los efectos de la emisión de ingentes cantidades de Co2 a la atmósfera como consecuencia de nuestro modelo energético.

Como respuesta a ello, en la última década se ha asistido al despegue de las energías renovables hasta el punto de que ya muchos países estas empiezan a ser consideradas como una seria alternativa a los combustibles fósiles. Miles de MW de potencia renovable están proyectados a nivel mundial para los próximos años y desde el 2009 la inversión en este tipo de fuentes energéticas ya supera a la que se hace para centrales que queman recursos fósiles.

En este contexto, y ante la necesidad de los países ricos de alcanzar porcentajes apreciables de energías renovables en su mix energético en un plazo relativamente corto de tiempo, nace el proyecto Desertec. Este proyecto, tal vez el más ambicioso de energías renovables a nivel mundial, tiene como objetivo abastecer de energía renovable a Europa desde los desiertos africanos y del medio oriente.

No obstante Desertec ha recibido también importantes críticas por parte de no pocos sectores que ven en este desarrollo, entre otras cosas, una forma más de extracción de recursos naturales de África para Europa.

¿Qué es el proyecto Desertec?

EL proyecto Desertec propone la creación de una red eléctrica que conecte diversas centrales de producción de energías renovables en la denominada región EU-MENA (siglas en inglés de las palabras Europe, Midle East, North Africa) es decir de las regiones de Europa, oriente próximo y norte de África

Con ello se pretende principalmente por un lado proporcionar electricidad a Europa a partir del Sol y del viento desde los desiertos del Sahara, Arabia y oriente medio y por otro proporcionar energía para que estos últimos países mayoritariamente áridos puedan desalinizar del mar un agua de la que tienen carencia. En lo que respecta a Europa el proyecto pretende alcanzar el objetivo de proporcionar un porcentaje del 15% de la energía necesaria

El proyecto parte de la idea de que el sol es la fuente de energía más abundante de que se dispone en la tierra y de que esta se encuentra en mayor abundancia en los desiertos tropicales/subtropicales de los cuales el Sahara, (y su prolongación en el desierto de Arabia y oriente medio) es el mayor del mundo. Europa por su parte tiene una gran demanda de energía renovable.

Los creadores del proyecto ven en la radiación solar del Sahara unas características que no se encuentra ni siquiera en las zonas semidesérticas del sur de Europa. La principal de ellas es la disponibilidad de muchas horas de sol anuales unido, y quizá esto es lo realmente distintivo, a una intensidad de radiación solar bastante estable a lo largo de todos los meses. Según un estudio realizado por la DLR basado en datos de satélite se señala que instalando centrales solares termoeléctricas en menos del 0,3% de la superficie del Sahara se podría satisfacer tanto la demanda de energía de Europa como la demanda energética para la desalinización de agua en el norte de África y Oriente Medio.

Desierto del Sahara

Aunque el proyecto global plantea la instalación de varios tipos de centrales de energías renovables en Europa lo más destacable, y quizá lo que da sentido al mismo, es la instalación de centrales termosolares y eólicas en los desiertos del Sahara y de Arabia y del traslado de la energía producida a Europa.

red desertec

 Completando a las instalaciones en los desiertos también se plantea la instalación de centrales termosolares en el sur de Europa, centrales eólicas en África, medio oriente y Europa y otras tecnologías como la fotovoltaica, la biomasa, la hidráulica e incluso la geotérmica.




Tecnologías planteadas para el proyecto

Según los creadores del proyecto tanto las tecnologías que se emplearían para la captación de las energías renovables, como las que se usarían para el transporte de la electricidad de África y Oriente Medio hasta Europa están ya todas disponibles

Las instalaciones solares proyectadas en los desiertos serían centrales termoeléctricas. Éstas cuentan con unos colectores que mediante un espejo de forma cilíndrico parabólico concentran la radiación solar incidente en su eje alcanzando muy elevadas temperaturas y calentando un fluido con el cual se genera un vapor que mueve unas turbinas de producción eléctrica.

Ya existen ejemplos de este tipo de centrales en España y EEUU. Estas centrales se beneficiarían de las últimos avances en este sector, por los cuales ya es posible conservar calor suficiente como para generar electricidad hasta por 7 horas una vez que el sol se ha puesto. Este hecho unido a la constancia de la radiación solar en los desiertos permitirían obtener una regularidad importante en la obtención de energía.

concentradores solares

 Por otro lado también se contempla la instalación de centrales eólicas, solares fotovoltaicas, geotérmicas, hidráulicas y de biomasa basados en las tecnologías que llevan ya años aplicándose y que están ya suficientemente contrastadas

En el caso de la energía solar y eólica producida en el Sahara o en los desiertos de Arabia y de oriente medio se necesita de un sistema para transportarla hasta el “viejo continente”. Para ello se emplearían líneas eléctricas de alto voltaje de corriente continua, Según los desarrolladores de Desertec esta tecnología es un vector energético mucho más eficiente que el hidrógeno. También afirman que la citada tecnología ya esta operativa y ha estado funcionando durante varias décadas en líneas de larga distancia. Según los promotores del proyecto construir una línea de estas características para trasladar energía de la región MENA a Europa no supondría ningún problema técnico. Se estima que las pérdidas en el transporte sería de en torno al 15% lo que a ojos de los creadores del proyecto quedaría sobradamente compensado por el mayor nivel de radiación en los desiertos

En definitiva los creadores afirman que la tecnología para desarrollar el proyecto Desertec existe y esta ya en funcionamiento en otros proyectos menores. El reto mayor lo supone sin embargo el aporte financiero que sería necesario para completar tan magna obra.

¿Quien promueve el proyecto Desertec?

El proyecto Desertec ha sido desarrollado e investigado científicamente por el TREC junto con el Centro Aeroespacial Alemán (DLR). El TREC es la Trans-Mediterranean Renewable Energy Cooperation en inglés (Cooperación transmediterránea de energías renovables), un organismo fundado por el Club de Roma, la fundación de Hamburgo para la Protección del Clima y el Centro Nacional de Jordania de investigación en el campo de las energías renovables (NERC).

El núcleo del TREC está formado por una red internacional de cerca de 60 científicos, políticos y expertos de energías renovables.

Para difundir la idea con el fin de materializar al proyecto se creo la fundación Desertec. Esta fundación cuenta además con redes regionales encargadas de difundir el concepto a nivel de naciones.

Criticas en contra de Desertec y argumentos de defensa por parte de los promotores del proyecto

Distintos aspectos del proyecto, tanto como el proyecto en si, han sido criticados desde distintas organizaciones y desde distintos foros de opinión, Aquí resaltamos las principales y algunas de las respuestas que los organizadores del proyecto han dado ante ellas

Modelo energético centralizado versus descentralizado-

El modelo de Desertec propone la creación de una gran red eléctrica que conecte centrales de energías renovables tanto en Europa como en África y Oriente medio. Algunas críticas señalan que esto llevaría a que tanto la producción como la distribución de la energía producida estarían en manos de una sola empresa o consorcio. También se señala que aunque existe cierto reparto, la mayoría de las empresas que forman el consorcio son alemanas, entre ellas algunas como Siemens, E.on o RWE entre las conocidas por ahora. Existe también algunas empresas no alemanas que se han mostrado interesadas en el proyecto como la española abengoa, sin embargo aún no se ha definido cual sería la participación de esta en el consorcio. En resumen se critica la concentración en una única red de un porcentaje tan grande de energía para toda Europa en manos de un solo consorcio.

Colonialismo energético

También algunas voces se han proclamado contrarias al proyecto al manifestar la opinión de que se produciría una nueva forma de colonialismo en la cual de nuevo un recurso natural de África se extraería para el beneficio de Europa. Es de esperar que dada la situación económica mundial muy probablemente la mayoría de la inversión necesaria vendría de Europa y que por lo tanto esta esperaría obtener el mayor beneficio.

Desde el proyecto Desertec se defienden alegando que las instalaciones también proveerían electricidad para el autoconsumo en los propios países fuera de Europa hasta satisfacer, al menos en cierto punto, la demanda interna. También se matiza que aquellos países que cuenten con una fuente energética fósil propia, podrían optar por vender su producción renovable a Europa para obtener divisas mientras usan su combustible fósil para consumo interno.

Otro aspecto que se alega desde Desertec es que la energía obtenida también se emplearía para desalar agua de mar. Con esto los países norteafricanos y de oriente medio podrían disponer de importantes cantidades de agua y romper con unos de los factores que, en opinión de los organizadores del proyecto, limitan el crecimiento de estos países. También alegan que en este caso se aprovecharía un recurso natural extremadamente abundante e inagotable y en la práctica no monopolizable, ya que fuera de las instalaciones de Desertec, quedarán bastísimas extensiones de desierto en las que es perfectamente posible aprovechar la energía del sol

Por último, desde Desertec también se argumenta que numerosos países del norte de África y Oriente Medio ya se han mostrado favorables al proyecto y han ofrecido sus territorios para que se instalen en ellos las centrales solares y eólicas.

Lamentablemente, pese a que no es intención de este artículo juzgar las buenas intenciones del proyecto Desertec, la situación geopolítica actual, así como la trayectoria histórica de las relaciones entre Europa y África de mínimo en los últimos 500 años, juegan en contra a la hora de formar una opinión sobre este asunto.

Amenazas a la seguridad energética

Otro punto duramente criticado es el relativo a la seguridad de suministro. Los países de la región del norte de África y Oriente Medio, son considerados países políticamente inestables. Se teme que en caso de revolución o conflicto político de cualquier tipo se pudiera ver cortado el suministro hacia Europa con el gran problema que eso supondría.

Desde Desertec se alega que la red de centrales sería muy amplia y distribuida por diferentes países, por lo que en caso de conflicto en uno de ellos, la mayor parte de la red no quedaría afectada y se podría compensar sin excesivo problema.

Dependencia energética

Uno de los aspectos positivos que muchos ven en las energías renovables es que puede ser producida de forma local y que evita invertir enormes sumas de dinero en importar energía del extranjero.

Sin embargo con este proyecto, según algunos, se mantendría la dependencia energética de Europa ya que se volvería a importar energía de fuera. Es decir se pasaría de importar combustibles fósiles a importar energías renovables.

Los creadores del proyecto argumentan que la energía importada sería solamente el 15-17% de la necesaria en Europa, mientras que un porcentaje mucho mayor provendría de la producción renovable, o de cualquier otra fuente, propia de Europa. Los creadores de Desertec ven en los desiertos lugares donde se puede obtener energías renovables de forma más constante que en Europa. Otras opiniones argumentan que sería mejor desarrollar también otras fuentes de energías renovables que pudieran complementarse con las actualmente más desarrolladas para permitir una combinación fiable, como la biomasa, el biogás que se pueden almacenar o incluso la de las olas. Una buena opción podría ser la instalación de centrales termosolares en el sur de Europa y emplear biogás o biocombustibles para mover sus turbinas de vapor cuando el sol falte o sea insuficiente.

Alto costo del proyecto

Quizá sea esta la cuestión más difícil al que se enfrenta el desarrollo del proyecto, ya que, aunque faltan muchos detalles, se estima que se requerirían 400 mil millones de Euros para implementar la red. Desde Desertec se defienden matizando que esta inversión sería hasta el año 2050 proviniendo además la mayor parte de ese dinero de la iniciativa privada. No obstante para permitir la viabilidad durante de mínimo los diez primeros años, sería necesario la otorgación por parte de los estados europeos de primas a la producción que permitieran a estas fuentes de energía ser competitivas frente a las fósiles.

Las primas otorgadas a las renovables de producción nacional por un estado con dinero público se justifican ya que incentivándolas se permite que estas puedan competir con los combustibles fósiles en la red eléctrica y se evita la salida de divisas del país para comprar combustibles fósiles extranjeros, lo que en si beneficia claramente la economía del país. La fórmula se vuelve más dudosa cuando se otorgan esas primas para importar energías renovables.


[table “23” not found /]

[table “24” not found /]

[table “25” not found /]

[table “27” not found /]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.