Entrevista a Rikki Nitzkin cofundadora de la red de construcción con paja

Rikki Nitzkin se inició en la construcción con paja, en al año 2001, cuando se encontró ante la necesidad de construirse su propia vivienda. Para ello se documento lo más que pudo en la literatura en inglés y se lanzó a la construcción de su propia vivienda.

Desde entonces ha continuado leyendo bibliografía y ha asistido a variedad de obras, talleres y encuentros sobre construcción con balas de paja que se han llevado a cabo en Austria, Dinamarca, Francia, Reino Unido y Alemania. En estos encuentros ha aprendiendo diversas técnicas y procedimientos de constructores experimentados en este método.

casa portante casa de paja

Murcia (España): Casa con estructura de madera. Diseño y Obra Oscar Argumosa (Permacultura Cantabria)

 

Actualmente Rikki Nitzkin es una de las mayores expertas en la construcción con balas de paja en España y se dedica a dar talleres y cursos sobre el tema en donde se requiera. Es también la coautora del libro “Construcción con Paja: una guía para autoconstructores” de próxima aparición.

Basándose en la European Straw Building Network (ESBN) red europea de construcción con paja, que declara que le resultó muy útil en su fase de aprendizaje, decidió junto con Maren Termens fundar la red de Construcción con Paja www.casasdepaja.org. Se trata de la primera organización de documentación, contactos e intercambio de experiencias en torno a la construcción con paja en español.

Es posible contactar con Rikki y conocer más de su labor en: http://rikkinitzkin.wordpress.com/

Rikki Nitzkin responde a las preguntas planteadas por sitiosolar

SITIOSOLAR:¿Cuál es la labor de la red nacional de constructores de paja en España?

RIKKI NITZKIN: NO es una red de Constructores. Ni está limitado a España, sino a todos los hispano-parlantes del mundo; aunque sí que es verdad que casi todos nuestros miembros activos /oficiales están en España, animamos a los interesados en otros países acercarse a nosotros.

Algunos construimos (de manera profesional o autodidacta), otros quieren aprender a construir, y otros simplemente les parece genial las posibilidades que ofrece la construcción con paja a niveles socio-políticos y ecológicos y quieren apoyar su uso.

Nuestra labores principales son difundir información sobre la existencia y posibilidades de la construcción con paja, hacer accesible información para que la gente pueda aprender a hacerlo (manuales, cursos, talleres, información básica, bibliografía y enlaces para explorar más, etc.), y animar a la gente a apoyarse mutuamente en el camino del aprendizaje. Es decir, que una vez que alguien haya aprendido a construir, que comparta sus experiencias y conocimientos con los demás a través de: la Lista de Debate, Galerías de Fotos (con información de contacto para saber más y visitar), y ofrecerse como voluntario en una obra o aceptar voluntarios en sus obras.

SITIOSOLAR: ¿Cuál ha sido la acogida de la técnica de construcción con balas de paja en la sociedad española?

RIKKI NITZKIN: A nivel popular bastante bien, aunque con un poco de desconfianza en torno a su durabilidad. Una vez bien informados es difícil rechazarla, hay tantos miles de ejemplos en todo el mundo.. A la gente de “mediana edad” (¿35-55?) les cuesta un poco más. Los viejos dicen “tiene que estar caliente” pero no lo rechazan porque conocen la construcción con tierra, y los jóvenes están abiertos a “nuevas” ideas.

SITIOSOLAR: ¿Y cual ha sido la acogida por parte de las instituciones ?

RIKKI NITZKIN: A nivel institucional y “profesional” hay mucho interés, pero no encaja en la estructura de cómo se construye en el mundo moderno… No hay “recetas fijas” sobre cómo hacerlo (especialmente en el tema revocos de tierra) y cómo en España el arquitecto toma responsabilidad para el diseño, hay muchos que tienden a ser “conservadores” en su trabajo. Prefieren usar materiales con un “sello” que son carísimos y sobre-dimensionados, pero así tienen “la espaldas cubiertas”. Ahora todos los materiales tienen que estar “homologados” así que no se puede construir fácilmente con materiales naturales (piedra, tierra, paja, madera) sin complicaciones a nivel legal. Para ello, el/la arquitecto/a tiene que sentir confianza personal en ello, y también quien va a ejecutar la obra. SE PUEDE, pero hay que ser muy cuidadoso a la hora de redactar los proyectos.

Sin embargo, ser “ecológico” está de moda así que, dependiendo de los funcionarios y reglamentos locales, cada vez hay más interés y aprobación. La lucha es conseguir que los profesionales (y los clientes) se den cuenta que una casa de paja es MEJOR casa que una convencional, incluso si cuesta el mismo dinero que una casa convencional. En otros países Europeos (Alemania, Francia, UK, Bélgica, etc.) eso ya está ocurriendo. En cuanto los clientes (con dinero) empiecen a exigirlo, los constructores aprenderán.

SITIOSOLAR: ¿Cuál es la difusión a nivel mundial de esta técnica? ¿Cual es la difusión en España y su crecimiento?

RIKKI NITZKIN: Hay casas de paja en todos los continentes y en docenas de países (http://naturalhomes.org/homesmap.htm o http://sbregistry.greenbuilder.com/search.straw); desde China (hay miles) hasta Sudáfrica. En EEUU hay muchas, y en Europa cada día más. Como es un sistema constructivo inteligente y duradero, cada día hay más adeptos.

En Latinoamérica, conocemos construcciones con paja en México, Nicaragua, Chile, Argentina, Bolivia (en planificación), Perú, Brasil… y seguramente muchos más. Sin embargo, es difícil convencer a la gente “normal” allí de aceptar cualquier clase de construcción natural (tierra, paja, etc.) porque tienen un miedo atroz a que se les consideren “tercermundistas”. Quizás por ello, las casas que se han hecho en lugares como Chile y Argentina se han hecho con un acabado muy “pulido” en que no se note que las casas son de paja (lo mismo ocurre mucho en sitios como Alemania y Austria).

En España hay muchísimo interés, pero cómo la mayoría de españoles no están interesados en la auto-construcción, y de momento no hay compañías constructoras que se dediquen a ello, es difícil que llegue a extenderse más allá del ambiente “alternativo”. Para ello, sería necesario que los profesionales en la construcción aprendieran a hacerlo (¡bien hecho!). Sin embargo, empezó así en EEUU, Alemania, Francia y muchos otros lugares que ahora tienen muchos profesionales que se dedican a ello. Estamos seguros que con los años, se formarán constructores en estas técnicas y de esta manera será más fácil extender su uso a mayores niveles. De todas maneras, desde la Red de Paja, animamos a la gente a tomar un papel activo en la construcción de sus casas: desde ser auto-constructores de toda la casa hasta, de mínimo, ser el promotor de su propia obra. Con la asesoría adecuada es factible sub-contratar la mayoría de las fases de la obra a profesionales y organizar un grupo más informal para levantar las paredes.

SITIOSOLAR: Sabemos que las casas de paja ofrecen un alto nivel de durabilidad en el tiempo y de resistencia frente al fuego y ante las plagas. Sin embargo ¿Cuál es la resistencia cara a la los movimientos sísmicos (terremotos)?

RIKKI NITZKIN: Excelente, debidamente reforzada. De hecho se han hecho muchas casas de paja en zonas con terremotos (California, Pakistan, etc.) precisamente por ello. Siendo un material flexible, con un base muy ancha (35-50cm) es difícil que se caiga una pared de paja. Se mueve, puede agrietarse el revoco, pero sobrevive.

Para más información mira la página web de CASBA (asociación Californiana de Construcción con Paja): http://www.strawbuilding.org

También la asociación PAKSBAB (www.paksbab.org en Pakistan) han hecho muchas pruebas: http://imedia.unr.edu/shakertables/straw_bail_house_test_270.mov

SITIOSOLAR: ¿Y ante los vientos intensos huracanados a los que son potencialmente susceptibles muchas zonas del planeta?

RIKKI NITZKIN: Debidamente “amarrados” al suelo, no hay problema. Eso sí, a veces hace falta usar amarres y tirantes que no se usan en climas más amables. Es una cuestión de un diseño adecuado.

SITIOSOLAR: Por la información vertida en su web de deduce que en el levantamiento de casas de paja impera la autoconstrucción. ¿Existen empresas constructoras en España o en cualquier otro país que construyan con esta técnica o todo se aboca a la autoconstrucción?

RIKKI NITZKIN: Desconozco la existencia de empresas españolas que se dediquen a ello, aunque hay algunas personas a las que se puede contratar para ayudar/hacer obra. Ninguno, que sepa yo, está debidamente legalizado y asegurado, de momento. Lo suyo, si es que hay alguna empresa “convencional” se quiere “convertir” a la construcción con paja, sería que contrataran a algún arquitecto, experto, o constructor independiente para asesorarles y entrenarles.

En otros países hay muchos, cada día más. El problema (que también ocurre con la construcción convencional en nuestro país) es que no hay ninguna manera de asegurar que los que se ofrecen para construir tu casa (convencional o de paja) sepan hacerlo bien. Por eso, la Red Europea de Construcción con Paja está intentando coordinar un tipo de “certificación” para constructores con paja, pero el proyecto aún está en pañales. Además, es muy difícil elegir cuales técnicas aprobar siendo que hay muchas y muy variadas que funcionan bien. El problema viene cuando alguien elige una técnica, sin entender el porque, en cada parte del proceso, y lo ejecutan mal. Para diseñar bien con paja, hay que adoptar una mentalidad más flexible y comprender sus necesidades y límites, no solo copiar técnicas sin saber porque.

SITIOSOLAR: Dado el bajo coste que tienen las casas hechas con balas de paja ¿Cree que la actual crisis económica e inmobiliaria en España, con un precio de la vivienda desorbitada, supone una oportunidad para la difusión de las casas construidas con balas de paja? ¿Se ha notado un mayor interés en esta técnica en este periodo de crisis?

RIKKI NITZKIN: Sí y no. Realmente, una casa hecha de paja de forma legal y hecho por una empresa constructora no sale más barato que una casa convencional. Para que fuera posible bajar los costes de la construcción (ecológica o no) haría falta reformar todo el sistema. El problema radica en los costes de permisos, materiales (homologados), seguros, mano de obra y muchas más variables. La paja sólo sale más barata en la auto-construcción (y de hecho la construcción convencional también sale más barato en la auto-construcción), porque se ahorra mucho dinero en mano de obra, materiales (las empresas constructores no buscan ofertas ni usan materiales no procesados), seguro de la vivienda (si eres el promotor de tu propia obra, puedes prescindir de ellos si quieres), etc. Los muros (el material y velocidad de obra) son más baratos, pero en cambio el tejado y cimentación tienen que ser más grandes, y el revoco más grueso. Así, si no cambias de expectativas (más sencillez y menos lujo) o trabajas tú en la obra, lo que ahorras por un lado se gasta en otro.

La gente se siente atraída por la paja por este supuesto ahorro de dinero, pero salen desilusionados cuando se dan cuenta que para ahorrar tienen que, o bien hacer la obra ellos mismos, o cómo mínimo ser su propio promotor. Especialmente si quieren hacerlo rápidamente. “Bueno, Bonito y Barato” requiere mucho tiempo y esfuerzo. Si no añades estas dos factores (tiempo y esfuerzo físico) no sale.

SITIOSOLAR: ¿Existe algún proyecto o iniciativa importante ya sea privada o con apoyo institucional para promover este tipo de técnica constructiva?

RIKKI NITZKIN: No estoy segura de saber a que te refieres. Estamos nosotros, la Red de Construcción con Paja. Están también las Redes Europeas y Globales de Construcción con Paja, y un número cada vez mayor de personas en todo el mundo que se dedican a difundirla. Sólo mira “Straw Bale Building” (construcción con Paja en inglés) en Google y verás…a nivel privado hay muchas iniciativas. A nivel Institucional hay mucho interés en EEUU (donde se originó la construcción con paja) y en el Reino Unido ha habido interés en hacer barrios enteros con estas técnicas (viviendas promocionados por el gobierno de “bajo coste e impacto medioambiental”).

SITIOSOLAR: Exactamente a eso nos referíamos. Muchas gracias por sus respuestas

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


9 − = tres