jardines bioclimáticos- jardines que consumen poca agua

Existen excelentes alternativas de jardines que se adaptan a climas secos y que no requieren riego o que lo requieren en muy poca cantidad y que además poseen una gran belleza.

La construcción de las viviendas considerando las características y el aprovechamiento del entorno que la rodea (temperatura, vegetación, pluviosidad etc.) es el principio en el cual se asienta la arquitectura bioclimática. Estos principios son también aplicables a los jardines.

El urbanismo actual convencional ignora el medio en el que los edificios se asientan y suele instalar, por norma general, un prototipo de jardín con una serie de especies que tienden a consumir importantes cantidades de agua ya se adapten estas o no a la pluviometría del lugar. Así en áreas secas y áridas o con estaciones prolongadas en las que no llueve es habitual ver jardines con especies que requieren mucha agua y que por lo tanto para sobrevivir necesitan de sistemas de riego. Estos sistemas despilfarran de forma irracional la escasa agua de que se dispone en estas zonas.

Existen excelentes alternativas de jardines que se adaptan a climas secos y que no requieren riego o que lo requieren en muy poca cantidad y que además poseen una gran belleza

¿Por qué un jardín que consume poca agua?

Por lógica, en climas secos, un jardín que requiera poca agua siempre será más coherente con el medio ambiente que uno que requiera mucha agua. Un jardín adaptado a la pluviometría del lugar ahorrara agua y la energía necesaria para obtenerla y transportarla. De esta forma se podrá usar el agua para fines más esenciales y así evitar su derroche.

Por otro lado no hay que olvidar la función principal de los jardines que es la de lograr el disfrute visual, sonoro y olfativo de los elementos vegetales de la naturaleza en nuestra propia casa o en el medio urbano. Con la elección de plantas que requieran poca agua es posible obtener jardines magníficos y espléndidos. Incluso si el interés del jardinero es el de cultivar plantas exóticas, es posible seleccionar especies de otras partes del mundo, de climas similares o más secos, que le resulten novedosos.

Adaptaciones de las especies vegetales a la sequía

Las plantas adecuadas para colocar en jardines que requieran poca agua son las denominadas xerófilas. Las plantas xerófilas son aquellas que son capaces de resistir periodos prolongados de sequía de hasta varios meses, y en ocasiones más, sin morir ni sufrir daños. Este tipo de plantas son originarias de climas desérticos, semidesérticos y esteparios con periodos prolongados sin lluvia

Las plantas xerófilas presentan diversas adaptaciones fisiológicas para sobrevivir a las condiciones adversas de falta de agua. Entre ellas se pueden destacar:

Adopción de formas redondeadas

Una de las estrategias de adaptación de las plantas es la adopción de formas redondeadas en sus estructuras. Con ello se reduce la superficie efectiva de contacto de la planta con el aire. Esto hecho disminuye la transpiración de la planta y la consiguiente pérdida de agua. Ejemplos de lo comentado se pueden ver en las plantas de pequeño porte como los Equinocactus (cactus globosos) o los apéndices de plantas suculentas del género sedum

Hojas con formas apuntadas

Un principio semejante se aplica a algunas plantas y árboles cuyas hojas presentan formas apuntadas. Ejemplo de ello son las hojas de los pinos que adoptan la forma de largas agujas. En el caso de las cactáceas las hojas llegan al extremo de transformarse en espinas, cumpliendo la doble función de retener el agua y de defender a la planta de los herbívoros.

Tejidos carnosos que absorben agua

Otra de las estrategias adaptativa de algunas plantas xerófilas ante la sequía consiste en disponer de tejidos especialmente carnosos que les permiten almacenar agua para los periodos de sequía. De esta forma en los momentos en los que llueve, las planta absorben grandes cantidades de agua almacenándose en estos tejidos. Como consecuencia de esta absorción la planta aumenta de volumen hinchándose.

Estomas adaptados

Los estomas son los poros situados en hojas y tallos por los que las plantas captan el Co2 de la atmósfera necesario para realizar la fotosíntesis y expulsan el oxígeno residuo de la misma. Por los estomas, al suponer estos una apertura entre el interior del vegetal y el exterior, las plantas transpiran el agua a la atmósfera perdiéndola.

Los estomas de las plantas xerófilas están adaptados para perder poca agua. Para lograrlo adoptan diversas estrategias como disponer de pocos estomas o recubrirlos de una capa cerosa.

También se sabe que las cactáceas han adquirido la especialización de abrir sus estomas por la noche, cuando la temperatura del ambiente es menor, para así reducir en gran medida la pérdida de agua.

adaptaciones plantas contra sequia

Agujas de pinos, espinas de un cactus, formas redondeadas del género sedum y la superficie cerosa de una hoja de romero, adaptaciones de las plantas ante la sequía.

Especies usadas en jardines que consumen poca agua

Existe una gran variedad de especies que son susceptibles de emplearse en jardines de pocos requerimientos hídricos. Potencialmente se pueden usar todas aquellas plantas que se encuentren en las regiones desde semiáridas a desérticas del mundo. Lo ideal es recurrir siempre especies autóctonas, aunque de cara a lograr una mayor originalidad puede ser aceptable emplear plantas exóticas siempre que estas sean de orígenes legales controlados de acuerdo a la normatividad internacional vigente y que no supongan un riesgo para la flora local

Existen plantas xerófilas de todo tipo de porte que podrán componer un jardín completo, desde plantas pequeñas y medianas hasta árboles resistentes a diferentes grados de sequía. A continuación se muestra sólo una muy reducidísima parte de entre una enorme variedad a fin de hacer ver lo vistosas que pueden ser este tipo de plantas. No es nuestra intención con este artículo realizar un catálogo especializado ni aportar datos botánicos detallados, solo ofrecer una pequeña muestra del magnífico aspecto visual de un puñado de especies resistentes a la sequía

En este punto es importante puntualizar que nunca se deberá de recolectar plantas directamente de la naturaleza para nuestro jardín, ya que ello conlleva un importante desequilibrio en el lugar de extracción del vegetal que puede poner en peligro a muchas especies. Como consecuencia de ello en diversas partes del mundo sacar plantas de la naturaleza supone un grave delito que puede acarrear severas penas. Tampoco se deben de adquirir plantas exóticas o protegidas a vendedores informales ya que existe el riesgo de que estos las hayan obtenido de forma ilegal y/o dañina para la naturaleza. Se recomienda asegurarse de que el vivero donde se adquieran las plantas cuente con los permisos pertinentes de cultivo y/o venta por parte de los organismos competentes en cada país.

Especies de pequeño porte.

Citaremos aquí plantas como las aromáticas del mediterráneo; tomillo, romero, lavanda, espliego, la santolina. Plantas todas ellas con pocos requerimientos hídricos.

plantas mediterraneas

izq: santolina (Santolina chamaecyparissus), derecha: romero (Rosmarinus officinalis)

Otra excelente opción son algunas especies de suculentas, plantas muy resistentes a la sequía y de gran belleza. Podemos citar aquí a las echeverias, plantas con formas de rosetones muy vistosas. También de pequeño porte y de hermosa presencia son las especies del género Sedum, plantas con apéndices globosos muy resistente a las condiciones ambientales.

suculentas

Izquierda: Echeveria derenbergii. Derecha: planta del genero sedum

 También, como grandes especialistas en sequía, podemos citar a las cactáceas, genero de gran variedad y belleza. Algunas de pequeño porte pueden ser una excelente y vistosa opción.

Entre la enorme variedad de cactus de pequeño porte citaremos aquí solo las de los géneros Equinocactus y Gymnocalycium (cactus globosos) . Resultan muy vistosos tanto por su forma poco habitual en el mundo vegetal, como por el colorido y variedad de disposición de sus espinas.

Equinocactus

Izquierda: La floración de los cactus se encuentra entre las más hermosas del reino vegetal (Gymnocalycium), derecha: Bola de oro (Echinocactus grusonii)

Entre las especies de pequeño porte, pueden resultar muy versátiles por su capacidad tapizante, los géneros lampranthus y trichodeadema. Estas especies resultan ideales para rellenar espacios baldíos y dar sensación de gran frondosidad.

lamprantus

Arriba: planta del género lampranthus dispuesta buscando su efecto tapizante. Abajo detalle de la misma.

Especies de mediano porte.

De mediano porte también existen especies que requieren poco aporte hídrico y que son muy vistosas.

Entre las suculentas podemos citar los ágaves, genero de plantas con forma de rosetas con gruesas hojas puntiagudas. Las hay de diversas formas, tamaños grosores y colores. Al final de la vida de la planta, esta produce una enorme flor que supera en varias veces a la altura de la planta y que produce un magnifico efecto decorativo

agave 1

Agaves

Entre las palmeras existen también especies de mediano porte. citaremos aquí una palmera de origen mediterráneo denominado popularmente palmito,palmera enana o margallón entre una larga lista de nombres. Suele desarrollarse en estado natural en forma de matorrales compactos formado por la planta principal y sus hijos. En jardinería puede cultivarse como palmera única o conservar sólo el número deseado de hijos.

Chamaereops humilis bajo la nieve

Palmito (Chamaerops humilis) palmera muy resistente al frío como lo demuestra este ejemplar cubierto por la nieve. Esta especie es capaz de resistir temperaturas inferiores a los -10 grados centígrados. Muchas plantas resistentes a las sequías presentan también resistencia al frío ya que algunos de los mecanismos para soportar la ausencia de agua son igualmente eficaces cuando se trata de soportar el frío.

Otro ejemplos de plantas muy decorativas de origen mediterráneo de porte medio son la retama, las adelfas y las jaras. Todas ellas son resistentes a la sequía y muy vistosas sobretodo en los momentos de su floración

adelfa

Adelfa (Nerium oleander)

En cuanto a las cactáceas existe también especies muy decorativas de mediano tamaño que se pueden emplear jardinería. Una cactácea muy conocida, de rápido y fácil crecimiento y gran resistencia es el nopal, chumbera o tunera. Esta planta originaria de México se encuentra también asilvestrada en toda la cuenca mediterránea y en muchos otros lugares del mundo.

nopales

Nopal, Chumbera o Tunera (Opuntia ficus-indica)

Especies de gran porte

Existen también plantas de gran porte muy resistentes a la sequía. Un buen ejemplo de este tipo de plantas son los pinos. Este género se encuentra muy extendido por el mundo, con lo que puede ser sencillo encontrar una especie local adaptada a la pluviometría del lugar.

pinos

También una especie muy resistente a la sequía y oriunda del mediterráneo, es la encina mediterránea que pueden llegar a tener tamaños considerables con pocas exigencias hídricas y de suelo.

encina

Encina mediterránea (quercus Ilex)

Entre las palmeras de gran porte existen también especies muy resistentes a la sequía. Entre las más resistentes se encuentran las palmeras datileras, las palmeras canarias y las palmeras californianas (Washintonias) por citar sólo algunas.

palmera canaria

Palmera canaria (Phoenix Canariensis)

washintonia

Palmera californiana (Washingtonia filifera)

 De la familia de las cactáceas existen también especies de considerable porte y belleza. Entre ellas podemos citar los tetechos y sahuaros. Si bien estos últimos tienen un ritmo de crecimiento extremadamente lento.

tetecho

Tetecho (Neobuxbaumia tetetzo)

 Por último, entre las suculentas existen también especies de gran tamaño como el árbol candelabro, especie de crecimiento rápido, verde intenso y abundante ramificación.

arbol candelabro

Árbol candelabro (Euphorbia ingens)

Composiciones de plantas xerófilas en jardines

Existen muchos criterios a la hora de colocar las plantas en un jardín xerófilo dependiendo de las preferencias estilísticas del jardinero, especies empleadas, la disposición del jardín, microclimas etc…

Sin embargo existen algunas tónicas generales que tienden a cumplirse en todos los jardines que emplean este tipo de plantas:

-En general se tienden a utilizar o a crear espacios con abundantes rocas y troncos en los que se insertan las plantas de pequeño porte (suculentas, cactáceas y aromáticas). De esta forma se crean espacios más reales a la vez que permite cubrir con un elemento decorativo un espacio necesario entre planta y planta para que estas puedan desarrollarse sin problemas.

composicion xerofilas 2

 En muchos jardines se cubren también los espacios entre planta y planta con piedras volcánicas u otros materiales de pequeño tamaño que permite al agua filtrarse y a la vez retienen la humedad en el suelo evitando la evaporación. Así se logra un aprovechamiento óptimo del agua por parte de la planta.

composicion xerofilas 3

En los jardines compuestos de cactáceas se trata de evitar siempre la colocación de los ejemplares formando alineaciones ya que nunca se encontrarán así en la naturaleza.

2 thoughts on “jardines bioclimáticos- jardines que consumen poca agua

  1. norys de corzo

    Me apasionan los jardines que no necesitan mucha agua….xerófitos….desearia ver imagenes de estos jardines para espacios pequeños..

    Reply
  2. Alma G. González

    Me gusta este tipo de jardines y quiero construir uno en casa pues se adapta muy bien al clima de aquí.

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


7 − = seis