La ley de techos y terrazas verdes de Buenos Aires (Argentina)

La ciudad de Buenos Aires aprobó el pasado 10 de Diciembre de 2012 la Ley Nº 4428 de Techos y Terrazas Verdes por la cual, mediante deducciones de impuestos, se buscar incentivar la instalación de Techos y terrazas verdes (azoteas ajardinadas) en la ciudad.

Con ello se pretende beneficiar a la ciudad de las múltiples ventajas de bienestar y de ahorro energético que esta práctica aporta.

Con esta ley, la capital argentina se une a otras grandes urbes del mundo que han aprobado reglamentaciones para el fomento de las azoteas verdes como Copenhague o Toronto y que ya han sido beneficiarias de las mejoras ambientales que han traído.

techo verde

 ¿Qué es un techo verde?

Un techo verde o azotea ajardinada consiste en acondicionar la cubierta de un inmueble para hacer posible la instalación de un pequeño jardín en ella. En definitiva consiste en colocar una capa de tierra así como otros elementos de riego y de protección física de la cubierta para permitir el cultivo de plantas.

Lo que se hace con ello es modificar, al menos en parte, lo que podríamos calificar “la piel de la ciudad” transformándola de una superficie dura, artificial y estéril a otra natural y llena de vida. En otro artículo anterior de sitiosolar.com hablamos con más detalle sobre las características y los beneficios de las azoteas ajardinadas. Ver aquí.

¿Qué dice la ley Nº 4428 de Techos y Terrazas Verdes de Buenos Aires?

La ley establece primeramente las características que deberá tener el techo verde, para pasar a continuación a describir los incentivos fiscales para promoverlos.

Materiales y otras características físicas

La ley establece de manera somera y muy general las características que el techo verde deberá tener. Así el techo verde deberá constar de membrana aislante hidrófuga, carpeta de protección y capa de grava de drenaje. A esto se le añadirá la capa de sustrato con las plantas, cuyo grosor se adecuará a las necesidades de las especies elegidas, siendo como máximo de 18 cm.

La ley especifica que la pendiente de la cubierta deberá responder a las normativas vigentes y contar con un sistema de retención para evitar el escurrimiento de tierra. También se especifica, entre otras cosas, que la parte ajardinada deberá contar con un linde adecuado que lo separe claramente de los edificios contiguos.

Por último, en este apartado, la ley especifica también que todo edificio que instale un techo verde, deberá contar con un cálculo estructural que verifique la resistencia del edificio a las cargas que generen las cubiertas verdes

Deducciones de impuestos.

Con el fin de incentivar la instalación de azoteas ajardinadas (techos verdes) en las azoteas de la ciudad de Buenos Aires, la ley establece una serie de estímulos fiscales. En cuanto al descuento a aplicar, la ley establece dos distinciones según el tipo de edificio:

Edificios de nueva construcción– Para los edificios de nueva construcción la ley contempla reducciones en los impuestos de derechos de delineación y construcción en los tramites que incluyan la construcción de azoteas ajardinadas.

La reducción de estos impuestos se calcula como el producto entre lo que llaman “coeficiente de ponderación” (del que hablaremos más adelante) por el descuento máximo aplicable, que el del 20 %.

Para beneficiarse de este descuento, los solicitantes deberán comprometerse a presentar una declaración jurada, cuando la obra esté finalizada, que demuestre que el techo o terraza verde se ha efectivamente construido.

Edificios ya construidos– Aquellos propietarios que quieran transformar su azotea convencional en otra verde, también pueden beneficiarse de una reducción de impuestos. En este caso, el impuesto que se reducirá será el de la contribución al Alumbrado, Barrido y Limpieza.

La reducción de este impuesto se calcula como el producto entre lo que llaman “coeficiente de ponderación” (del que hablaremos más adelante) por el descuento máximo aplicable que el del 20 %.

Dado que el Alumbrado Barrido y Limpieza se paga de manera anual, para mantener la reducción del mismo, la ley establece que la autoridad competente será la encargada de verificar el mantenimiento de esa azotea verde a lo largo del tiempo, (aunque no detalla de que manera se realizará esto). En el momento en el que la autoridad constate que el techo verde ha dejado de existir, la reducción del impuesto se perderá automáticamente.

Calculo del Coeficiente de ponderación– El “coeficiente de ponderación” empleado para calcular la cantidad de reducción de impuestos se calcula con la siguiente fórmula:

Coeficiente de ponderación µ = (µ1 + µ2)/2

Los valores µ1 y µ2 se toman de la siguiente tabla, siendo:
– La tabla I la de los valores de superficie total del techo verde en m2.
– La tabla II el porcentaje que esta ocupa con respecto al total del techo. Es decir si de toda la azotea, el jardín o parte verde solo ocupa la mitad, se deberá seleccionar el valor asociado al 50%

tabla




Beneficios de las azoteas ajardinadas en el ambiente de las ciudades. Algunos ejemplos en otras ciudades.

La inmensa mayoría de la superficie de las grandes ciudades del mundo (en realidad de cualquier espacio urbano) se encuentra recubierta de asfalto, cemento u hormigón (concreto). La respuesta de estos materiales a la radiación solar, a la lluvia y a los contaminantes difiere sensiblemente de la que presenta la superficie terrestre sin alterar (cubierta de vegetación). La ciudad de Buenos Aires, contando con el área metropolitana, es una megaurbe de 13 528 000 habitantes con una extensión de 2 681 km². Esta enorme superficie artificial provoca importantes alteraciones del ambiente, que se podrían evitar, o al menos reducir, con la implantación de jardines en las azoteas.

imagen azotea 4

 De esta forma, las azoteas ajardinadas:

Evitan o palian el efecto “Islas de calor”

Uno de los fenómenos más destacados de las ciudades es lo que se ha venido a denominar Isla de calor. Este fenómeno consiste en que el ambiente de las ciudades mantienen una temperatura varios grados más elevados que en las zonas circundantes. Se produce debido a que el asfalto y el concreto cuentan con un porcentaje de conversión de la energía solar en calor mayor con respecto al suelo natural ( También llamado albedo)..

A este efecto se le añade que los materiales artificiales tienen una mayor capacidad de guardar el calor que ha recibido del sol, acumulándolo y después irradiándolo al medio y provocando una subida de temperatura ambiental. Todos habremos experimentado en algún momento el calor que desprende en verano un muro o el propio asfalto ya sea durante el día o en la noche.

Así, en las áreas urbanas, durante el verano se suelen alcanzar temperaturas de 1 a 4.5ºC superiores con respecto a la de los alrededores. El aumento de temperatura varían por muchos factores y en muchos casos son incluso superiores. Así la ciudad de Nueva York es entre 3.6 y 5.4 ºC mas cálida en verano que los suburbios. En latitudes tropicales esto se acentúa aun más. La Ciudad de México, una de las ciudades más grandes del mundo, el aumento de la temperatura por este efecto llega a alcanzar los 9ºC en momentos puntuales de la estación más calurosa.

Por su parte, la ciudad más grande del mundo, Tokio, ha elevado su temperatura media anual en 2.8ºC en el último siglo, mientras que el aumento en el resto de la isla ha sido de “sólo” 0,5 C. En el caso de Buenos aires, la elevación promedio de la temperatura media debido al efecto de isla de calor alcanza los 2ºC aproximadamente

La instalación de azoteas ajardinadas evita este problema. En primer lugar porque la superficie vegetal transforma una mucho menor cantidad de radiación solar en calor, y también a que la capacidad de retención del mismo de las azoteas es sensiblemente menor. Así, mientras que un tejado asfaltado puede alcanzar hasta los 70ºC, un techo verde, raramente superará los 26ºC. A esto hay que añadirle que, además, la transpiración de las plantas que conforman la cubierta vegetal, aporta humedad al ambiente, lo que provoca un refrescamiento adicional.

termografia techo verde y convencional

Termografía en el que se puede ver las diferencias de temperaturas en las azoteas

 La menor transformación de la radiación solar en calor, supondrá un menor traspaso del calor de la azotea al interior del edificio. Esto repercute directamente en verano en la temperatura en el interior de las viviendas (particularmente de los pisos superiores), que se mantendrá más fresca, por lo que se requerirá un mucho menor uso de los sistemas de aire acondicionado (la capacidad aislante de la tierra también repercutirá favorablemente en el invierno y en el ahorro en calefacción).

En este sentido, el consejo de investigación Nacional de Canadá señaló que los techos verdes reducen más del 75% el promedio de energía utilizada en una casa de 400 metros cuadrados. Otro estudio realizado por la Agencia Ambiental de Canadá señala que plantando al menos un 6% de las azoteas de la ciudad, se podría reducir entre 1 y 2 ºC la temperatura del aire de la ciudad en Verano.

El efecto de las lluvias

Es asfalto y el hormigón / concreto son elementos impermeables. Al ser estas las superficies imperantes en las ciudades, la mayoría del agua que cae por la lluvia no se filtra al subsuelo, sino que comienza a fluir por la superficie de las ciudad y es recogida por los sistemas de drenaje hasta el sistema de alcantarillado.

El drenaje de la ciudad de Buenos Aires es insuficiente para una correcta captación y drenaje del agua de lluvia. . Así, cuando las precipitaciones son de cierta intensidad, (superando los 30 mm/hr, valor que se puede alcanzar con una tormenta de cierta intensidad), amplios sectores de la ciudad se inundan. afectando este problema a más de 350.000 personas de forma recurrente.

Las azoteas ajardinadas tienen la capacidad de retener en el sustrato de las plantas una parte muy importante del agua de lluvia (el 50% de una precipitación de 30 mm según algunas investigaciones) y permite que esta se escurra poco a poco evitando la saturación del sistema de drenaje. Es decir, que en vez de llegar toda a la vez al sistema de drenaje, esta lo va haciendo lentamente ( pasando de de 30 minutos a 4 horas y media según algunos estudios), característica esta que , de implantarse de forma importante en la ciudad de Buenos Aires, ayudaría a evitar las inundaciones por lluvias intensas.


[table “40” not found /]


Curso superior en diseño de edificios de alta eficiencia
Estudios Abiertos SEAS
Aprender a analizar el clima, a definir las estrategias bioclimáticas más adecuadas, a dimensionarlas e implementarlas en un proyecto
Precio: consultar, 24 ECTS
Curso online

Un pensamiento en “La ley de techos y terrazas verdes de Buenos Aires (Argentina)

  1. Ereick Melendez

    Que tal; estoy muy interezado en hacer un techo verde en mi lugar de trabajo, que es una industria maquiladora,
    me gustaria saber como puedo calcular la reduccion de energia que obtendre al realizar este proyecto.
    De antemano agradezco su respuesta.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.