Las fachadas vegetales

Con la introducción de las azoteas ajardinadas en los medios urbanos, el edificio empieza a cambiar su tradicional aspecto estéril por otro verde y vivo.

En la mayoría de las urbes existen espacios en los que se han integrado árboles y plantas y otros elementos vegetales, tales como plazas ajardinadas, paseos y avenidas arboladas y jardines botánicos etc. En el modelo de ciudad tradicional estos elementos vegetales quedan confinados a determinados espacios delimitados, existiendo una clara distinción entre los edificios de ladrillo, piedra y/o hormigón de aspecto estéril y los jardines y espacios vegetales de aspecto verde y vivo

Sin embargo con la introducción de las azoteas ajardinadas en los medios urbanos, esta línea de separación empieza a difuminarse y ya el edificio empieza a cambiar su tradicional aspecto estéril por otro verde y vivo. La moderna aparición de las fachadas vegetales ahonda más en este aspecto y permite difuminar aún más esta separación entre lo vegetal y lo construido, permitiendo una integración más completa de lo uno en lo otro.

fachada vegetal 2

 ¿Que son las fachadas vegetales?

Las fachadas vegetales representan un concepto semejante al de las azoteas ajardinadas solo que adaptadas a los muros verticales. En si consiste en disponer una capa de sustrato (tierra) sobre un muro para permitir el desarrollo de vegetales. Con este procedimiento se puede lograr que un muro que normalmente es yermo y sin vida, pueda albergar un jardín, y que lo habitantes tanto de la vivienda como de los alrededores de ella puedan disfrutar de las ventajas que aporta.

Existen diversas técnicas y procedimientos para lograr criar las plantas en vertical, permitiendo, la mayoría de ellas, la adaptación a distintas extensiones y formas de muros.

No todo tipo de plantas se pueden cultivar en una pared vegetal, deberán ser especies de pequeño porte y que cuenten con la capacidad de crecer o de adaptarse a crecer en vertical. Las elecciones mas lógicas y populares son las plantas tapizantes de diversos géneros, ya que estas en su medio natural suelen crecer en terraplenes no horizontales. En cualquier caso en la elección de especies adecuadas se tienen en cuenta aspectos tales como el clima, la disponibilidad de agua, la orientación concreta de la fachada en relación con su disponibilidad de luz solar, sus requerimientos de nutrientes, etc.

Siempre la mejor opción son las especies con las capacidades comentadas que sean autóctonas. Así se evita la siempre arriesgada introducción de especies vegetales alóctonas (de fuera del medio natural donde se realice la fachada) que pueden reproducirse de forma incontrolada en el medio natural y afectar o entrar en competencia con las especies locales. Adicionalmente también las plantas autóctonas serán las mejor adaptadas al medio ambiente ya que han evolucionado para ese medio en concreto.

fachada vegetal 3

 




Partes de una fachada vegetal

Existen muchos modelos y técnicas seguidas por los fabricantes de este tipo de fachadas para lograr el cultivo de vegetales en las paredes, sin embargo prácticamente todas tienen los siguientes elementos comunes.

Marco contenedor– Todas las fachadas vegetales cuentan con un elemento que contiene las plantas y el sustrato y que permiten con diferentes métodos adosarlo a los muros. Pueden ser de materiales plásticos o metálicos y de variadas formas . En muchas ocasiones también se trata de elementos modulares que permiten una fácil instalación y una fácil adaptación a las formas de la fachada.

El marco contenedor esta diseñado también para permitir que la tierra (sustrato) en la cual crecen las plantas de puedan mantener en posición vertical sin caerse. En ocasiones este se cubre con capas de fieltro o de otros materiales para fijar el sustrato y después se hacen agujeros sobre él, para acceder a la tierra en la cual plantar las semillas o esquejes de las especies seleccionadas.

En otras ocasiones simplemente se hace crecer la planta en posición horizontal y cuando las raíces ya han fijado la tierra se pone en posición vertical logrando que esta quede estable.
fachada vegetal 5

 Sustrato (tierra)– Toda planta debe contar con un medio que le proporcione nutrientes y una base para fijar sus raíces y sostenerse. En principio se busca alcanzar un equilibrio en el cual la capa de tierra sea lo más fina posible y que permita el cultivo adecuado de las especies seleccionadas.
Sistema de riego– Las plantas en posición vertical deberán regarse de forma artificial, ya que en muchas ocasiones recibirán muy poca o ninguna agua de lluvia. En método normalmente elegido es el riego por goteo. Esta técnica consiste en dejar caer gotas de agua desde lo alto de la fachada la cual se va deslizando por el sustrato de toda ella. El sobrante de esta agua se recoge en la parte inferior en un canal. En muchas ocasiones también se le aportan nutrientes al agua de riego para así evitar que el escaso sustrato aportado pueda llegar a empobrecerse, surjan carencias nutritivas en las plantas y que estas puedan debilitarse y morir.

fachada vegetal 4

Canal en el que se recoge el agua sobrante del riego de la fachada

 

Ventajas de las fachadas vegetales

Para los edificios

Mejora la estética– La aplicación de las paredes vegetales puede mejorar la estética de muchas fachadas. Así en vez de una pared de hormigón/concreto estéril se ve una fachada de un aspecto más ajardinado y agradable a la vista.

fachada vegetal 6

 Mejora el aislamiento. Tanto la capa de sustrato, como las plantas y el resto de elementos que conforman la pared vegetal resultan ser buenos aislantes térmicos que mejoran la retención del calor en el interior del edificio en invierno y del frescor en verano.

Para el ambiente

Absorbe Co2 y produce oxígeno– Los vegetales por medio de la fotosíntesis absorben de la atmósfera Co2 y expulsan oxígeno. Con las fachadas ajardinadas aumenta la presencia de vegetales en nuestras zonas urbanas y con ello la producción de oxígeno

Humidifica el ambiente– Las plantas en el proceso fotosintético, al mismo tiempo que intercambian gases con la atmósfera también expulsan humedad al ambiente. Esta humedad contrarresta la excesiva sequedad de algunas ciudades y refresca el ambiente en veranos caluroso en zonas secas.

Purifica el ambiente– Los vegetales también tienen la capacidad de captar ciertos contaminantes de la atmósfera (como óxidos de nitrógeno, óxidos de Azufre y partículas en suspensión), retirándolos del ambiente, por lo que la purifican el aire y lo hacen más saludable.

Regula el clima local– La radiación solar tiene un efecto diferente si cae sobre el hormigón/concreto de las paredes que si lo hace sobre una cubierta vegetal. La radiación caída sobre la cubierta vegetal se transforma en menor medida en calor, es absorbida y aprovechada por las plantas y por el sustrato y no se almacena en los materiales de construcción. En esencia, con la proliferación masiva de fachadas y azoteas ajardinadas en las ciudades reduciría enormemente el efecto de burbuja de calor y alterarían en menor medida en el clima de una región.

Absorben el ruido producido– Las fachadas vegetales, absorben el ruido producido por vehículos y otros elementos y no permiten que las ondas sonoras reboten en ellas. De esta forma contribuyen a reducir de forma muy importante el ruido en las ciudades y la contaminación acústica.


[table “40” not found /]

[table “28” not found /]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.